¿Qué entiende Stuart Mill por Libertad?


¿Qué entiende Stuart Mill por libertad?

26 de enero de 2009

Mill nos habla sobre el tema de la libertad, abordándolo a través de los distintos escenarios históricos europeos. Escribe sobre el derecho y sobre la religión tocando sobre todo temas como la política y forma de gobierno, en una crítica hacia la verdadera forma de libertad.

La libertad, está limitada por el poder que ejerce la sociedad sobre el individuo. Esto se puede observar a través de distintos escenarios en la historia del mundo. Conforme la sociedad ha ido desarrollándose también lo ha hecho la forma en la que es entendida la libertad de manera moral. Para la sociedad, la libertad está delimitada por las morales impuestas por los gobiernos o religiones, por lo que la demás gente espera que se actúe.

Primero, la libertad significaba la protección de la tiranía de sus gobernantes, mas tarde los patriotas pusieron un límite a la forma en la que los gobernadores ejercían el poder en el pueblo, aunque aún cedían ciertos privilegios e inmunidades especiales para poder "gobernar" sin dificultades. Pero esto seguía sin demostrar los verdaderos intereses de las personas que representaban, por lo tanto se decidió que estos gobernantes debían representar lo que el pueblo necesitaba y bajo este precepto incluyeron figuras de delegados, quienes debían identificar éstos intereses sin afectarlos de ninguna manera.

Pero este deseo del pueblo no representa el deseo de toda la comunidad, sino de la mayoría, de los grupos con mayor número de personas que podrían decidir oprimir a los grupos menos numerosos, encontrándonos así con una tiranía de la mayoría. Una vez más limitando la libertad debido a algún tipo de poder.

Llegar a una libertad que estuviera en armonía con la independencia individual y la opinión pública es entonces el tema central que está en discusión. Son entonces lo límites de esta libertad la pregunta práctica que hace Mill. Diciendo que todo lo que le da valor a la existencia de un individuo depende de las acciones o inacciones de otras personas.

Por eso la libertad acaba cuando tus actos causan un perjuicio a otro. Muchos, siguen sin razonar y exponer a críticas sus verdades imponiendo dogmas universales para controlar la forma en la que estas personas actúan. Y por lo tanto dejando de preguntarse si estos valores podrían ser justificados para todos y no solo para sus propios intereses. Aquí es donde la labor de los grandes pensadores ha contribuido con la libertad de elegir nuestra propia conciencia religiosa aceptando y rechazando lo que no es correcto.

Pero el punto medular es el principio en el que la humanidad, individualmente o de manera colectiva debe desarrollarse, es siguiendo sus propios fines poniendo el límite de la libertad, donde empiecen los derechos de una tercera persona. Esto permite una convivencia social y el desarrollo de la plenitud del individuo. Sometiendo nuestras verdades y máximos a una crítica reflexiva cada que sea necesario. (Mill, 1860)

Otros, hablan sobre esta combinación de ambas éticas, la de máximos y mínimos, como una interdependencia entre la victoria pública y privada. En la que la virtud, estaría siendo alcanzada a través de una serie de hábitos en los que es necesario, para la sana convivencia y como límite de libertad, el primero escuchar y comprender de manera empática lo que el otro siente y piensa, tratando de hacerle escucharse a sí mismo y reflexionar sobre sus propias justificaciones. Haciéndolo responsable y propiciando el uso de sus facultades humanas de creatividad, conciencia moral, autoconciencia y su voluntad independiente. (Covey, 1997)

Se tiene como punto en común esta reflexión en la que todos buscamos ciertos fines. De manera que cuando interactuamos cada quien busca su propio beneficio, si aprendemos a comprender lo que el otro desea tal vez podamos buscar lo que es mejor para ambos sin desvalorar lo que para el otro es importante. Llegando así a una convivencia armónica expresada a través de la libertad.

Bibliografía

Covey, S. R. (1997). Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva. México: Paidós.

Mill, J. S. (1860). On Liberty. Collier & Son.

5 responses to this post.

  1. Posted by Andy on enero 28, 2013 at 5:45 am

    Muy bueno el artículo. Saludos.

    Responder

    • ¡Me da gusto que te haya gustado Andy! ¿Coincides con el uso del término libertad de Stuart Mill? Puedes aportar desde otras perspectivas que no han sido tocadas aquí e incluyendo bibliografía diferente. ¡Gracias y Disfruta!

      Responder

  2. Posted by Marijose Barajas on octubre 21, 2013 at 9:07 pm

    Muchas gracias por compartir éste trabajo, excelente aportación.

    Responder

  3. Posted by Jorge on noviembre 22, 2016 at 11:55 am

    Me ayudó bastante, esta muy bien, Graciass!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: